sábado, 27 de junio de 2015

GRECIA D-4?

Qué ha pasado por la mente de Tsipras para decidirse liarse la manta a la cabeza y mandar al carajo cinco meses de negociación y cuando por fin había un acercamiento positivo, a juicio de todos los jugadores. Lo primero que hay que señalar es que las posiciones están muy lejos. Las Instituciones pedían 8-000 millones de euros en ajustes y la ultima propuesta griega son 200, pero después de haber tomado medidas unilaterales que han supuesto una cantidad de gasto adicional muy superior a los 200 millones. Todo lo confía nuevos impuestos, sin tocar aquellos que tienen una mayor eficacia recaudatoria, es decir el IVA. Todos las demás propuestas griegas son bulshit, cantos al sol teniendo en cuenta el funcionamiento de la agencia tributaria griega y la moralidad del contribuyente.

Tsipras ha estado jugando durante meses con las Instituciones y con sus socios europeos, con amenazas y regresos, con buenas palabras e insultos, pensando que de esa manera iba a doblegar la voluntad europea, y esto es no conocer a la Europa de los alemanas, holandeses y luxemburgueses.

Grecia puede ser un grano en el culo de Europa, molesto pero no es mortal, ni tan siquiera doloroso, digamos que molesto. Pretender que las instituciones iban aceptar después de los auténticos sacrificios irlandeses y portugueses, sus propuestas de gominola, es una irresponsabilidad.

Ahora Tsipras pretende llevar a referéndum las medidas propuestas por las Instituciones; entendemos que el papel entregado el jueves, pero esto le enfrenta a tres incógnitas.

Pueden las Instituciones extender el plazo del rescate más allá del 30 de junio; y en caso de que puedan para qué; para seguir igual otros seis meses. Si se prorroga el acuerdo para que en el referéndum venza el no, el ridículo de las Instituciones habrá sido mayúsculo. Si se prorroga y sale el si en contra de Tsipras; habrán de convocarse elecciones, y ya la ampliación del plazo deberá ser de otros dos meses para que haya un nuevo gobierno, si es que es diferente.

Si el próximo martes Grecia no paga al fondo Monetario los pagos acumulados a petición de Grecia hasta ese día; el FMI está obligado a activar el mecanismo de default. La Unión Europea podría si quisiera activar el mismo mecanismo y reclamar el pago de la deuda; lo que es imposible pero terminaría con Grecia Pero ambos escenarios pueden verse sobrepasados por la realidad.

Si el lunes abren los bancos griegos y el BCE no inyecta liquidez a través del mecanismo de emergencia, el referéndum y lo que ocurra el martes con los pagos será irrelevante. El país devendrá en un corralito y el Euro dejara de circular en los mercados oficiales ese mismo día. ¿Por qué Europa va a seguir inyectando dinero del contribuyente europeo a una banca que puede quedar nacionalizada y quebrada al final de la semana?

Si los bancos no abren hasta el referéndum; que debería ser la opción más lógica, lo que Tsipras podría lograr es que triunfara el SI, ante la imposibilidad de cobrar pensiones y nóminas el día uno del mes de julio, y la paralización de la economía, cancelación de viajes de turistas ante la imposibilidad de pagar en un restaurante u hotel; las tarjetas de crédito y débito quedarán anuladas. Ante el caos, la propuesta de las Instituciones será muy razonable para la mayoría de los griegos.

Si a pesar de todo ello, ganara el NO; sería la declaración oficial de salida del Euro, entrada en quiebra del país y el caos económico para Grecia. La gran responsabilidad de Tsipras con sus ciudadanos es que ha vaciado las arcas esperando que llegara el dinero europeo y que ahora la alternativa es el caos, porque la economía griega prácticamente no existe para mantener al país de manera aislada. Grecia caería en la autarquía; sin crédito internacional; con todos sus activos congelados; ¡No pueden imaginarse los griegos la pesadilla a la que puede llevarles Tsipras¡. El último antecedente de semejante gravedad en el país fue la muerte de Pericles.


No hay comentarios: