miércoles, 24 de junio de 2015

GRECIA, MUY LEJOS DEL ACUERDO D-7 DIAS

Parece que el tiempo se acaba y el gobierno griego no ha entendido o no ha querido entender el mensaje que la Unión Europea y el FMI le llevan enviando desde enero. Basar el ajuste en gravar con mas impuestos a la maltrecha economía griega, pondrá en peligro su recuperación; verdadera clave para que Grecia salga del caos económico en el que se encuentra; presenta dudas sobre la capacidad recaudatoria de la agencia de impuestos de Grecia que no se ha caracterizado por su éxito al conseguir que los griegos paguen impuestos y sobre todo no aplica ajustes en los gastos, los únicos que son evidentes y cuantificables. En definitiva, muy lejos todavía de cumplir con los requerimientos de la Unión Europea.

Que el propio Tsipras lamente que se está tratando a Grecia peor que a Portugal o Irlanda es mentir y desconocer la realidad de los ajustes que tuvieron que hacer estos países, mucho más severos que los que ahora se pretenden imponer a Grecia.


Los puntos básicos de la propuesta griega del pasado lunes son los siguientes:

Una subida parcial del IVA que equivaldría al 0,38% del PIB en 2015 y al 0,74% en 2016. En total, 2.040 millones de euros.

Un aumento generalizado de las cotizaciones sociales que supondría el 3,9%, (1.150 millones de euros en los dos años).

A eso se añaden dos tasas adicionales sobre cotizaciones sociales que suponen unos 510 millones de Euros.

Para las empresas con beneficios de más de 500.000 euros, el Ejecutivo tiene previsto un tributo adicional del 12% que elevaría la recaudación en 1.350 millones de euros.

El Impuesto de Sociedades subiría en 2016 del 26% al 29%, con un coste de 410 millones.

Un recargo para los contribuyentes de rentas altas, que tendría un impacto de 470 millones.

Otras medidas adicionales son un impuesto a la publicidad en televisión; un gravamen a la compra de bienes de lujo como Yates e ingresos en concesiones de loterías y una tasa para operadores de licencias 4G

En total unos ingresos adicionales que según la estimación del gobierno de Tsipras supondrían 6.674 millones de Euros en dos años.

Se pretende una reducción del gasto en contribuciones sociales gracias a un mayor control del fraude con unos ingresos estimados de 360 millones de Euros y un recorte en el presupuesto de defensa de 200 millones de Euros. Todavía hoy Grecia es unos de los países de la Unión Europea que mayor esfuerzo fiscal hace en material de Defensa, por encima del 1,5% del PIB. ES decir el único ajuste real en el gasto son 200 millones de Euros frente a los 8.000 millones requeridos por la Unión Europea.

Con estas medidas se espera alcanzar un superávit presupuestario primario del 3% del PIB en 2017. Claro que falta el pequeño detalle y es que la economía tiene que crecer por encima del 2% anual en los próximos tres años para alcanzar este superávit y no parece que las subidas de impuestos unidas a las incertidumbres y la falta de crédito vayan a apoyar mucho en la consecución de ese objetivo.

Para Bruselas resulta esencial pasar el tipo general del IVA al 23%, con escasas excepciones; entre ellas los restaurantes y hostelería y en las islas. Se requiere un mayor ajuste fiscal e ingresos más realistas y cuantificables como eran las privatizaciones o los cierres de empresas y entidades estatales.

Para el gobierno de Tsipras, llegar a lo que siguen pidiendo las Instituciones es inaceptable. Si ya tiene problemas internos en su propio partido para aprobar lo presentado; unos ajustes que afectarían de forma directa a sectores claves de su economía con el turismo y las islas, supondría la caída inmediata del gobierno de Syriza y nuevas elecciones y más incertidumbre.


Grecia hoy subsiste gracias a las inyecciones de liquidez del Banco Central Europeo, verdadero talón de Aquiles de la economía griega, por encima del problema de la deuda; si al final los griegos no confían en que el gobierno solucionará el problema, cualquier acuerdo que se alcance será papel mojado, ya que la banca europea no puede tener el desagüe griego abierto permanentemente, y sin éste ya haría semanas que Grecia estaría fuera de la mesa de negociaciones y del Euro.

No hay comentarios: