jueves, 25 de junio de 2015

GRECIA: SEGUIMOS ATASCADOS Y LA NEGOCIACION FINAL NO HA COMENZADO D-5

Como en cualquier gran negociación de la Unión Europa, siempre hay un climax negativo antes del éxito o del fracaso, y sin embargo somos todavía incapaces de adivinar cuál será el resultado final de la negociación.

En algunos puntos ha habido una flexibilización de la posición de las instituciones como en retrasar la fecha de entrada en vigor del retraso en la jubilación a los 67 años y también en mantener ciertas garantías para las pensiones más bajas.

La Unión Europea podría forzar un acuerdo a nivel de presidentes de gobierno  de la Eurozona si Grecia acepta subir el IVA general al 23%, suprimiendo las bonificaciones de las islas, permitiendo dejar la electricidad al 13% y mantener un tipo supre reducido; pero faltan más ajustes de gasto. Los acreedores no se creen que el gobierno vaya a recaudar más y mucho menos que se vaya a multiplicar por tres el superávit presupuestario a base de gravar con mas impuestos a la sociedad y economía helena.

La reestructuración de la deuda no es posible en el marco de las actuales negociaciones, pero las partes aceptarían una declaración de compromisos que le deje una salida digna a Tsipras frente a su Parlamento que debe aprobar el acuerdo. Porque una cosa es lo que opinan los técnicos y los jefes de gobierno y otra muy diferente, los parlamentos, en casi ninguno de ellos los gobiernos tienen mayoría absoluta. de manera que cuidado con echar las campanas al vuelo hasta el último minuto.

El Fondo Monetario como institución no puede a diferencia de la Unión Europea saltarse sus principios, de manera que ninguna flexibilidad cabe esperar del FMI que deberá cobrar el conjunto de los pagos del mes de junio el 30 de junio; pero ni los 8.000 millones restantes del segundo paquete serán suficientes para llegar a septiembre y con la economía hipotecada por este acuerdo transitorio, las dificultades serán todavía mayores.  esto es lo que más asusta a Tsipras; quemarse en una negociación que siendo exitosa, tendrá un coste politico y social en Grecia enorme, sería claramente insuficiente.  si estos ajustes se piden para unos 8.000 millones de Euros, que nunca llegarán a Grecia sino que cambiaran de manos entre acreedores, imaginen para los 50.000 millones necesarios para que Grecia no caiga en default.

El gobierno griego deberá mejorar en las próximas 24 horas su propuesta más de lo que lo ha hecho en las últimas 20 semanas; lo que se antoja un camino mu difícil. El hecho de que Tsipras haya asumido personalmente la negociación augura que decisiones traumáticas podrían adoptarse por el primer ministro griego sin ninguna consideración técnica, solo para salvar la negociación.

Todavía hoy estamos más cerca de la caída de Grecia que del acuerdo, pero nadie quiere ser el primero en levantarse de la negociación.

No hay comentarios: