domingo, 5 de julio de 2015

GRECIA: CRÓNICA DE UNA MUERTE ANUNCIADA

Grecia votó por no aceptar con claridad la última propuesta de las Instituciones; la que más flexibilidad y cercanía al acuerdo produjo en los últimos seis meses. En la plaza Syntagma celebran el triunfo y todos los demócratas del mundo y defensora de la libertad de mercado se congratulan del éxito, Maduro, Castro, Pablo Iglesias, Putin. Pueden estar contentos los griegos con semejantes compañeros de viaje.

Este es el último capítulo que dedico a Grecia en este blog. La suerte está echada y los acontecimientos se producirán a velocidad de vértigo las próximas semanas hasta culminar con la salida de Grecia del Euro y de la Unión Europea, ya no hay otro camino posible para Grecia.

El Banco Central Europeo con el acuerdo expirado del segundo rescate y con el referéndum negativo no puede dar más liquidez a los bancos griegos; sería contrario a las prácticas del Banco Central. Dar liquidez a la banca griega sería un pozo sin fondo; todo lo que se mande para Grecia acabará en los bancos europeos en las próximas semanas. Además con el impago al FMI, difícilmente el consejo de administración del BCE autorizará extender la línea.

Éste será el estoque. Los bancos griegos no tienen liquidez y no podrán abrir hasta que una nueva moneda haya sido aprobada y puesta en circulación, lo que podría llevar algunas semanas. Seguramente el gobierno expropiará una gran parte de los depósitos que quedan para poder pagar la nómina de los funcionarios que todavía no han cobrado este mes y que no sabemos cuando y en qué moneda lo harán.

Con el impago al BCE el próximo 20 de julio, se producirá automáticamente el default de Grecia y los acreedores deberán acudir al club de Paris a repartirse todos los activos que puedan ser expropiados propiedad del gobierno griego. Cualquier avión de combate en una base de la OTAN, o una fragata que arribe a puerto italiano podrá ser embargada a petición de cualquier juez. Todos los fondos internacionales también serán congelados. La Unión Europea no podrá enviar dinero a Grecia de sus presupuestos ordinarios ya que deberán asignarse para el pago de la deuda.

El default también producirá que Grecia quede fuera de cobertura internacional de crédito; los exportadores no podrán financiar sus ventas a empresas griegas de manera que Grecia caerá en la autarquía en pocos meses. Grecia podría tardar dos generaciones en saldar su deuda, durante los cuales será como Venezuela sin petróleo.

Cuando comiencen a inundar con la nueva moneda los bancos, se producirá un fenómeno de ilusión monetaria, el consumo se disparará y volverá la alegría de los años veinte; unos meses más tarde la hiper inflación arruinará a la mitad de la población que estará en condiciones de subsistencia o peor. Quizás a partir de entonces las ONGs podrán comenzar a recibir ayudas para actuar en Grecia.

Nadie en Europa va a ceder el bolsillo porque los griegos no quieran apretarse más el cinturón. Además Mañana Italia o España podría convocar un referéndum para lo mismo y seguramente el resultado sería parecido al griego. Por esta razón no hay opciones, Grecia murió para Europa y de esta descalabro histórico solo quedará un responsable en la historia, Alexis Tsipras.

No hay comentarios: