viernes, 3 de julio de 2015

TSIPRAS VUELVE A MIRAR AL ORIENTE

El primer ministro griego con la convocatoria del referéndum ha resucitado los fantasmas de la larga historia de Grecia. Durante siglos, quizás desde la muerte de Alejandro, hace más de 2.000 años, el país de Pericles y Fidias se ha venido columpiando entre Europa y el Oriente, sin terminar de definir de una manera definitiva cuál es su posición en la historia. La entrada en la Unión Europea hace ahora treinta años, parecía adivinar que Grecia regresaba a Europa de forma definitiva; ¡si hasta el nombre del continente es de origen griego¡. Pero Aquí aparece Tsipras para devolver esta incertidumbre histórica al pueblo heleno, con su convocatoria de referéndum.

El primer ministro griego pareciera comportarse como un otomano, o sea como un turco, y los griegos deberían comenzar a sospechar si lo que realmente quiere Tsipras en el fondo es devolver a Grecia hacia el Oriente y todo lo que esto significa. 

Los griegos van a votar entre el Oriente que representa Tsipras y la aceptación de las condiciones de una ayuda billonaria que ofrece Occidente; éste es el dilema que tienen los griegos, que no deberían olvidar su historia para comprender lo que está aconteciendo y decidir lo que mejor convenga a sus intereses.

Cuando los turcos llegaron a Grecia en el siglo XV, la república veneciana mantuvo el control sobre Creta y Chipre defiendo a los griegos de la sumisión al Islam.,Más de cien años tardaron los turcos en ocupar las islas. De entonces data el compromiso de Europa con Grecia. Las islas Jónicas nunca formaron parte del imperio turco y de Venecia pasaron a control francés, de ahí a Reino Unido y de ahí a la independencia.  Si analizan como les fue la vida a los de un lado y del otro tendrán claro qué es lo más conveniente para los griegos.

Los griegos continuaron durante siglos levantándose contra la negligencia y la arbitrariedad del gobierno turco, y no dudaron en unirse a la alianza europea en la batalla de Lepanto y en otros levantamientos célebres que terminaron con miles de griegos asesinados por las hordas otomanas.
Rigas Fereaios, el primer líder de la Grecia independiente fue asesinado en 1789 por agentes turcos, después de haber detallado el mapa de la nueva nación helena. También deberían recordar las matanzas en 1822 y 1824 en Quios, la isla de la almáciga que decía Cristóbal Colón, y en Psaras.

Fueron los franceses y los británicos los que dieron la independencia a Grecia, junto con el tremendo esfuerzo del pueblo griego, después de siglos de dominación turca. La corrupción y los incrementos en los gastos de Trikoupis para construir obras de infraestructura necesarias para el país como el canal de Corinto, llevaron al país a la bancarrota en 1893.

En plena bancarrota, el imperio otomano quiso sacar tajada invadiendo Grecia, y fueron los europeos los que impidieron la derrota total y estabilizaron el país.

Después de sufrir la dominación nazi, Grecia sufrió una terrible guerra civil propiciada por Moscú que quería evitar a toda costa el dominio occidental en el Mediterráneo. Grecia por su debilidad institucional fue elegida por Stalin como piedra de lanza de la dominación comunista de Europa. La victoria de la democracia permitió a Grecia acceder al Plan Marshall, aquél que España no conoció.

Ahora Tsipras, como otros tantos griegos antes, vuelve a creer que fuera de Europa encontrará mas estabilidad y comprensión, y se equivoca; Europa representa la libertad, la democracia, el estado de bienestar y la seguridad de Grecia; el Oriente al que llevaría el NO está muy lejano de estos principios, y en definitiva lo que votan el domingo los griegos es si quieren seguir viviendo en la Europa de las libertades o en las manos de Putin o Erdogán, éstas son las opciones. Europa ya ha demostrado en la historia su apuesta por Grecia; ahora veremos por qué apuestan los griegos.

No hay comentarios: