jueves, 7 de enero de 2016

ACUERDO EN CATALUÑA Y EN ESPAÑA A LA VISTA

Los resultados de las elecciones catalanas así como de las españolas mostraron unos escenarios de una gran complejidad que han dado pábulo a que todo era posible en cuanto a las posibilidades de alcanzar un acuerdo; sin embargo las declaraciones y las decisiones de unos grupos y otros han extendido la creencia de que no habrá acuerdos, pero sí que los habrá, y en todos ni el partido popular ni Ciudadanos tendrán mucho que decir.

En Cataluña, por más diferencias que existen entre la CUP y Juntos por Sí, el miedo a la irrupción de Ahora en Comun y de Ada Colau puede ser el revulsivo que necesitan estos grupos para alcanzar un acuerdo. Hasta qué punto esto es relevante que el entorno de Ada Colau ya se ha adelantado a decir que la alcaldesa de la ciudad condal no piensa dejar el cargo para no alimentar el acuerdo de los independentistas.

Para los seguidores de Ada Colau entre los que se encuentran un buen número de soberanistas, quedar fuera del acuerdo por la independencia será un duro golpe y que además la CUP monopolice el movimiento radical también sería una mala noticia que podría terminar con que pudiera perder la propia alcaldía de Barcelona.

Tanto la CUP como Juntos por el Sí saben que tienen mucho que ganar yendo juntos y con un gobierno formado a negociar el acuerdo progresista que propone Pedro Sánchez. Visto que el partido popular no podrá formar gobierno ya que el PSOE prefiere una vez más el tripartito al acuerdo de estado de grandes partidos, los independentistas quieren usar su buen número de escaños en el Parlamento español para negociar sus mejores condiciones. Pero incluso sin negociar nada, los soberanistas preferirán tener a Pedro Sánchez y a Pablo Iglesias en el gobierno de Madrid que a Susana Diaz, Mariano Rajoy o Albert Rivera.

Seguramente mañana se alcance un acuerdo en extremis admitiendo bajo una figura pintoresca que Artur Mas sea presidente por un día o algo más, y fijando una ruta revolucionaria hacia la independencia que sólo es posible sentando a Pedro Sánchez en la Moncloa.

Pedro Sánchez también necesita este acuerdo catalanista pronto para convencer a los que están moviendo su silla que ya tiene un acuerdo de gobierno. Lo cierto es que ya hay un acuerdo de principios con Podemos y con IU para formar un gobierno socialista apoyado por Podemos y por ERC. Muchos pensarán que esto no es posible, pero ya lo verán. Si Sánchez no da señales inequívocas de que tiene cerrado al precio que sea la presidencia, entonces sus posibilidades son muy limitadas. De ahí que en los próximos días se acumulen las declaraciones de líderes regionales del PSOE insistiendo en las líneas rojas.

La única barrera a este acuerdo es la cuestión catalana; pero ERC ya no cuenta con España ni su parlamento para su proceso de manera que apoyará a cualquier gobierno que no sea del PP, porque así presiente que la oposición a su ruta soberanista no será tan dura. 

Así que vamos a prepararnos por el gobierno más multicolor que ha tenido España en su historia,:independentistas, comunistas, populistas y socialistas gobernando los intereses de España. A quien le parezca bien, pues mejor para ellos, a los que les parezca mal y votaron al partido popular, pues a aguantarse y los que votaron a otros partidos y no les guste esta asociación comunista radical soberanista socialista pues que asuman su cuota de responsabilidad.Así es la democracia.

No hay comentarios: