martes, 2 de febrero de 2016

EL DIA MÁS LARGO Y EL NOVATO SÁNCHEZ

Lo que hemos vivido estos días es lo más parecido a lo que ocurrió en la playa de Omaha el seis de junio de 1944, en una lancha de desembarco PA-13-22. Enfrente había varios nidos de ametralladoras alemanas y los tanques anfibios no podían dar cobertura a los marines norteamericanos. La lancha llegó a tierra e iban a abrir el portalón para iniciar el asalto, pero ninguno quería salir el primero ya que caería abatido por la munición enemiga. Todos se miraban pero nadie daba el paso y la situación se hacía insostenible. En ese momento el novato Sánchez decidió saltar el primero y cayó a los pocos metros producto de las balas alemanas. Pero hoy nadie se acuerda de quién era ese novato al que llamo Sánchez. Sin embargo los demás consiguieron gracias al sacrificio del primero alcanzar los objetivos. Gracias novato Sánchez.

Pedro Sánchez sabe que no formará gobierno, y sabe que si lo forma no será un gobierno, pero no ha querido perder su momento de gloria épica que como la del otro Sánchez en Omaha. 

Sin embargo su atrevimiento y osadía sólo es comparable a su capacidad para distorsionar la realidad a su antojo sin el menor sonrojo. Pedro Sánchez ignora lo que dicen aquellos con quien quiere gobernar y a eso lo llama diálogo. Ahora sí está dispuesto a hablar con el PP, hay que ser caradura para pasarse cuarenta días negando la existencia del PP, para ahora que se ve en la cúspide de su épica decir que hablará con todos y echar la culpa de la falta de diálogo en el pasado al partido que él mismo ha tenido acordonado. Sánchez ha roto hoy todos los posibles lazos de diálogo con el Partido Popular al que ha traicionado como a sus muchos millones de votantes, y con excusas que no se soportarían ni en un patio de infantil. Decir que el Partido Popular es el de la corrupción cuando hay dos ex presidentes de su partido imputados, y más de cuatro mil millones defraudados, deja los trajes de Camps como una anécdota o los quinientos euros por donante lavados como una cutrez que ahora algunos llamarían crowdfunding, por muy deleznable que sean todos los hechos; pero al menos un poco de respeto al sentido común.

Pero por si fuera poco, dice que se sentará con los independentistas para decirles que no les quiere; ya veremos cómo acepta su abstención sin inmutarse. Contra los que incumplen la ley no hay mano tendida sino mazo, dura lex sed lex, y éste sería un mal antecedente. Veremos como son indultados los terroristas callejeros, los que golpeaban a policías o no cumplían la ley como ha ocurrido en Cataluña. Un futuro presidente de gobierno no se puede reunir con delincuentes sino es para que se abstengan de delinquir y con evidencia anteriores claras. 

Incluso es capaz de violentar las leyes de la física y nos quiere asegurar que soplará y absorberá a la vez. Vamos a gastar en esto, en aquello y también en lo que me olvidé, pero tenemos que evitar que crezca la deuda como ha hecho el manirroto de Rajoy. Vamos a cumplir con los objetivos de déficit de la Unión Europa y a la vez pagar todo; como si los demás fuéramos estúpidos que estábamos esperando que llegara Pedro Sánchez para quitarnos el velo de la ignorancia que nos impedía ver la realidad en la que sólo cree Sánchez.

El novato Sánchez además pretende ir al Congreso a votar su no investidura, y no hay nadie en el PSOE que diga que eso es llevar al partido al abismo. Nada hará más feliz a Pablo Iglesias cuando vea caer al novato que decir, "no quiso hacer una política progresista de cambio, se alió con el inmovilismo y aquí cae derrotado con todo su partido". Si hay una quinta columna en el PSOE ese es Pedro Sánchez. Y además involucra a Su Majestad en este juego diabólico que no lleva a nada más que a una representación de opereta que es lo que va a ser la única negociación posible que habrá, que será con Podemos.

Y además por si fuera poca la penitencia a la que nos somete, pretende que durante cuarenta días estemos asistiendo a un doble espectáculo; el suyo negociando cómo vender a su partido un acuerdo que no cumpla con ninguna de las instrucciones y limitaciones que le ha impuesto el Comité Federal, y a Rajoy que ahora se está lamentando de haber dejado el protagonismo al novato Sánchez, por mucha que sea la certidumbre de su fracaso; de momento el que ya ha fracasado ha sido el paracaidista de la 52 división Mariano que se dejó caer detrás de las líneas enemigas esperando que los demás murieran primero mientras él estaba agazapado, y de momento hoy la única víctima es Mariano Rajoy.

Cuando votemos ya será junio, seis meses sin gobierno, sin decisiones trascendentales, mientras que los enemigos de España siguen haciendo su agosto. Muchas gracias, pero la playa de Omaha no la tomarán ni Rajoy ni Sánchez, uno ya cayó y el otro va camino del nido de ametralladoras.


No hay comentarios: