domingo, 8 de mayo de 2016

CINCO PASOS INDISPENSABLES PARA LLEGAR A LOS VEINTE MILLONES DE OCUPADOS

El modelo económico español tal como lo conocemos, y teniendo en cuenta que no se espera que encontremos coltán o petróleo bajo nuestros pies, sólo es sostenible manteniendo una tasa de desempleo estable por debajo del diez por ciento; o lo que es lo mismo teniendo veinte millones de ocupados de media año; lo que significa tener una población laboral que trabaja en algún momento del año sobre veintidós millones de personas. Sin su aporte al PIB y sin sus sueldos, ni es posible reducir la carga actual de deuda ni eliminar el déficit ni mantener el actual sistema de protección social. En conclusión, todo nuestro futuro pasa por alcanzar veinte millones de empleos de media. Es decir crecer en tres millones de puestos de trabajo. Repartir el actual empleo entre más gente suponiendo que fueran todos los gastos proporcionales a los empleos en el mejor de los casos no aportaría nada a la solución del problema. Es decir necesitamos 5.100 millones horas anuales adicionales de trabajo, que con una retribución de 18 euros hora, supondría 91.800 millones de euros, suficientes para comenzar a enderezar a largo plazo el rumbo de nuestra economía. No conseguirlo nos llevará al rescate y a una reducción mayor de los niveles de riqueza que la producida en la reciente crisis. Es decir sería entrar una vez más en un ciclo decadente de nuestra economía que ya se conoció varias veces en tiempos pasados.

Y no es fácil. Entre 1960 y 1973 abandonaron España para buscar trabajo un millón trescientas mil personas, es decir un 10% de la población activa. Mientras la economía española en los años sesenta crecía al 7%, el empleo lo hacía al 1%. En 1973 había en España 12,5 millones de ocupados y diez años después 10,5 millones. Es decir en la primera crisis de la democracia se perdieron dos millones de puestos de trabajo. En los años ochenta y comienzos de los noventa, de gran desarrollo y pelotazo, la población ocupada sólo pasó de 10,5 millones a 12,1 millones. Sin embargo el gran salto viene desde 1996, ya que en los siguientes diez años la población ocupada creció por encima de los 20 millones; es decir ocho millones de ocupados, un salto único en la historia económica mundial. Ahora que estamos en 17 millones, estamos en cinco millones más que en el año 2000. Es decir la crisis no nos ha hecho retroceder; nos ha regresado a nuestra realidad. Hemos de concluir que salvo el boom de la construcción, ninguna política ha producido resultados notables para crear empleo.



Todo el mundo hace recetas para determinar cómo hacerlo. Sin duda hay herramientas que ayudan: las modalidades de contratación, las subvenciones, la reforma del mercado de trabajo. Todo el que ha propuesto este tipo de reformas ha creado muy pocos puestos de trabajo. No ha entendido cuál es el proceso mental que hace que un trabajador o parado se convierta en autónomo o un empresario decida endeudarse para invertir en un negocio. La creación de empleo reciente ha obedecido a elementos muy exógenos, bajos tipos de interés internacionales, boom de la construcción y bajada del precio del petróleo; pero ¿Qué hemos hecho realmente los españoles para crear empleo?, bastante poco, porque nadie ha querido afrontar el fondo de los problemas.

PASO 1. SEGURIDAD JURIDICA.

Tener un impagado, demandar a un competidor, defender un derecho, reclamar la no concesión de una licencia, cobrar un pagaré, demandar a una entidad financiera por costos excesivos, resolver un despido o una indemnización, modificar el centro de trabajo, hacer cumplir un contrato, enviar a la cárcel a los delincuentes, disponer de un sistema de arbitraje eficaz, todo esto en España es una pesadilla. NO HAY MAYOR PRIORIDAD QUE CONSEGUIR UNA JUSTICIA EFICIENTE Y MUY RAPIDA. Más importante que gastar en salud, en educación, en desempleo. Si conseguimos que las leyes y los contratos se cumplan habremos dado un paso de gigante. Si somos capaces de compeler a una administración para que nos pague en el plazo máximo de siete días y que cualquier proveedor del estado pueda generar una orden de ejecución automática para cobrar, ya verían cómo cambiaban las cosas. Un particular debería tener más y mejores instrumentos que el gobierno para cobrar impuestos y multas.

PASO 2. INSTITUCIONES AL SERVICIO DEL CIUDADANO.

Las instituciones ESTÁN A SU SERVICIO y solo colateralmente al del ciudadano. La carga de la prueba, la carga de toda la acción particular recae sobre el administrado, que es el jefe y empresario del funcionario. La mejor manera de exportar es no comentar nada al servicio exterior; la mejor manera de montar una empresa es evitando a los funcionarios. Existen un cúmulo de subvenciones que se convierten en objeto de deseo para compensar perdidas y mejorar la cuenta de resultados y no realmente para crear empleo. Si alguien hace un día una auditoria de lo conseguido por las subvenciones publicas surgirá el mayor fraude de la historia de España. Las instituciones tienen la obligación de evitar daños a la colectividad, como la seguridad publica, la seguridad alimentaria, pero de ahí a que el estado deba entrometerse en cualquier acto empresarial es un abuso que sólo genera corrupción. Cuanto menos estado y menos funcionarios menos corrupción, y si la corrupción supone un 2% del PIB, con solo ahorrarnos la mitad habremos ganado unos 10.000 millones de euros para crear empleo.

El sistema de partidos es una barrera al crecimiento económico porque no incentiva que lleguen los mejores a los puestos decisivos sino los que mejor hacen la pelota a sus jefes. UN SISTEMA MAYORITARIO QUE ENFRENTE A CADA POLITICO CON SU ELECTOR,  generaría un cambio brutal en la toma de decisiones políticas. Pensemos que quienes deciden en España sobre nuestras vidas tienen un nivel mediocre, porque su modo de cooptación promueve la mediocridad. Si en lugar de a Steve Job, Apple hubiera elegido como CEO a Celia Villalobos, con todo el respeto hacia su persona, ¿Apple sería lo qué es? ¿ Por qué debemos aceptar los ciudadanos la mediocridad para la toma de decisiones que nos afectan cada vez que respiramos? 


PASO 3.  INCENTIVOS A LA INVERSION.

Necesitamos capital, y España es un país todavía muy endeudado para que ese capital pueda proceder en gran parte de los bancos y los ahorradores españoles. Necesitamos atraer la inversión extranjera, y para ello el primer paso es reducir la fiscalidad de sociedades a tipos semejantes a Irlanda por señalar un ejemplo. Necesitamos que la inversión productiva extranjera crezca a ritmos del 15% anual para que al menos un quinto de los empleos que se creen procedan de capital del exterior. Requerimos que las sociedades que se establezca puedan disponer de acuerdos individuales a largo plazo que garanticen el entorno laboral y de costes. Hemos de volver a la inversión pública; aunque ya poco queda por hacer en materia de infraestructuras, todavía tenemos algunas carencias ferroviarias, pero sobre todo necesitamos invertir en tecnología, en apoyar a las industrias y a los sectores más tractores de la economía. Necesitamos que la industria española recupere algunos puntos de participación en el PIB y para ello los incentivos reales y bajo control son esenciales. Créditos fiscales para los primeros años de producción son críticos para afianzar estas inversiones. PONGAMOS EL DINERO DEL CONTRIBUYENTE A PRODUCIR.



PASO 4. DETERMINAR EL MODELO PRODUCTIVO.

Nuestro modelo productivo no puede cambiar a corto plazo; solo algunas correcciones, pero turismo, servicios y construcción continuarán siendo la columna vertebral de nuestra economía, y para ello necesitamos mayor liquidez en los consumidores; necesitamos una política de suelo que abarate los costes de construcción y mejorar la infraestructura turística; miles de apartamentos deben ser demolidos y reconstruidos con nuevos criterios. LA INVERSION EN INFRAESTRUCTURA HOTELERA, YA SEA PUBLICA O PRIVADA ES CRITICA, para continuar creciendo en este sector critico para nuestra economía. Si mejoramos unos cinco puntos la participación de la industria en el PIB, habremos dado un paso de gigante. Si conseguimos retornar a nivel de gasto e I+D de antes de la crisis también. Pongámonos objetivos concretos que podamos medir y veremos como alejándonos de los grandes discursos y cifras, comenzamos a mejorar.


PASO 5. MODIFICACION DEL SISTEMA FISCAL

Los gobiernos espoleados por una opinión pública que no dispone de información veraz sobre las consecuencias de las decisiones, han generado un sistema de protección social inviable. Lo que está en las leyes y en la creencia de la gente no es sostenible y quebrará si no se alcanza el objetivo de empleo. Faltan pocos años para que no se puedan pagar las pensiones de hoy, ni los sueldos de los funcionarios, ni la sanidad universal. El envejecimiento de la población y el alto desempleo son incompatibles con un crecimiento del gasto social  que de media excede del 5% anual, con independencia de que estemos en recesión.

Para sostener el modelo que tenemos, necesitamos que nuestra economía crezca por encima del 7% y eso nunca va a ocurrir. En conclusión comencemos a cambiar nuestro sistema fiscal. Lamentablemente no hay margen para bajar los impuestos mientras que tengamos déficit. EL DEFICIT ES EL MAYOR LASTRE PARA MANTENER NUESTRO SISTEMA DE PROTECCION SOCIAL. Pero sí necesitamos cambiar algunos conceptos. En especial la cotización de autónomos y el impuesto de sociedades. Si hay que compensar la caída de ingresos podemos trabajar sobre el IVA o sobre la gasolina, ahora que tenemos una inflación baja. Es más un incremento de impuestos indirectos y una subida de la inflación a tasas del 2% sería una herramienta muy interesante si hemos reducido el endeudamiento. Tener dinero gratis no es suficiente si no hay expectativas; tenerlo al 4% con expectativas y sin deuda pública sería mucho mejor.

Luego, ya podemos hablar de mochilas, de negociación colectiva, impuesto sobre la renta etc; pero EL PACIENTE tiene el colesterol alto lo que puede producirle un infarto y la medicina que le damos es más grasa; debe ser para que muera contento. Hay que reducir la dieta, comer mejor y más deporte; y esto rige para el cuerpo humano, para el gobierno y en general para la economía.






No hay comentarios: