domingo, 2 de octubre de 2016

LA ULTIMA VENDETTA DEL PSOE: LAS TERCERAS ELECCIONES MÁS CERCA

En la ascensión y caída de Pedro Sánchez hemos podido entender cuál es la auténtica crisis del socialismo en España y además porqué Podemos liderará la izquierda en 2017, pero no al modo tradicional como alternativa de gobierno sino en la algarabía, en el populismo y en el activismo callejero que ahora se desarrolla en las redes. Quiero desarrollar mi aproximación en ocho tesis:

Primera tesis: el socialismo en Europa está muerto. El capitalismo y el endeudamiento perpetuo de loe estados hacen absolutamente imposible una política socialista que tenga como objetivo fundamental reducir la desigualdad. La única manera de conseguir seguir esta ruta es el crecimiento económico y en economías tan aletargadas como la europea, solo las políticas activadoras del consumo privado pueden alcanzar este objetivo. El socialismo español como el griego o el portugués está anclados en postulados que la izquierda centroeuropea y nórdica ya abandonó hace décadas. A lo más que pueden aspirar los socialdemócratas es a corregir algunas deficiencias económicas sociales; atender a determinados colectivos y a liderar el ecologismo. Lanzar mensajes al pueblo de que el estado puede atender todas las necesidades de una población cada vez más envejecida es una amenaza a la insurrección civil cuando se constate que dichos objetivos son inalcanzables, y esto ya lo saben una gran parte de los votantes socialistas que se mantienen fieles por una cuestión sentimental y de oposición a la derecha heredera del franquismo y abanderada de las clases económicas dirigentes. Zapatero nunca hubiera llegado al poder sin el 11-M y a pesar de ello, cuando tuvo que hacer ajustes los hizo con más virulencia que lo hubiera hecho Rajoy. Este es el problema del socialismo, al final no tiene los recursos económico, ideológicos y sociales para gobernar en la España del siglo XXI salvo que abandone objetivos inalcanzables y apueste por el pragmatismo. Si esto representa la nueva dirección del PSOE, entonces llegará al gobierno, aunque sea por hartazgo de décadas de gobierno del partido popular.

Segunda tesis: Sanchez tenía razón. Los que añoran el socialismo de González deben saber que éste murió y no regresará. Felipe encarnó el cambio democrático y social y sus votantes estaban entre los jóvenes y los jubilados mientras que las clases medias de entre 40 y 60 años se decantaban por el partido popular. Hoy aquellos jubilados ya no están entre nosotros y los jóvenes de hace veinticinco años hoy ya superan los 60 y ven la vida como la misma óptica conservadora que aquellos jubilados. El PSOE es un partido con votantes por encima de los 45 años y en gran parte su fuerza electoral se asienta en los que superan los 60, cuya única preocupación es cobrar su pension y recibir sanidad. Sánchez sabe que para atender a estos colectivos las políticas liberales no le van ayudar y por eso reclamaba un socialismo utópico para garantizar unos derechos a costa de esquilmar las fuentes de riqueza del país, en particular a empresas y autónomos. Sánchez sabe que el Felipismo está muerto y que si quiere movilizar a las masas debe ser fuerte en su oposición al Partido Popular y acercarse a los nacionalismos, esta es la única opción real que tiene el PSOE de llegar al poder.


Tercera tesis: El PSOE debe ocupar el espacio de Podemos, ya que este nunca será percibido por una amplia mayoría de la población como una opción real de gobierno. Un PSOE joven y renovado debe forzosamente buscar sus votos en la izquierda populista que representa Podemos. Si en la coalición morada triunfan las tesis errejonistas y sale un nuevo Pedro Sánchez de las primarias, lo que es muy probable, podríamos ver esa fusión de la izquierda. Si triunfan las tesis socialdemócratas en el PSOE y radicales en Podemos, el principal beneficiado será el Partido Popular con una debacle muy muy larga de la izquierda.

Cuarta tesis, El PSOE ira a unas terceras elecciones. Aunque muchos creen que la razón de deponer a Sanchez de una forma chusca es la proximidad de la toma de decisión sobre la abstención frente a la candidatura de Rajoy, Pedro Sánchez ha sido expulsado de la Secretaría General porque no entendió de dónde le venía la herencia. Las primarias entre Madina y Sánchez solo servían para tener una marioneta de Secretario general que hiciera lo que sus mayores le dijeran en función de sus intereses particulares. Los que encumbraron a Sánchez frente al aparato Rubalcabista son los mismos que han echado a Pedro Sánchez. Pero veremos cómo siguen sin dar la cara y mandarán nuevos acólitos a la secretaría general, ya que ante las perspectivas nada halagüeñas, nadie quiere tomar el relevo, y menos aquéllos que tienen cuotas de poder territorial. Un candidato de urgencia con todos los antecedentes no tendrá que justificarse por unos malos resultados; es más, seguramente el candidato será un mártir unos meses después. Cuantos peores sean los resultados ahora, mejores serán los que obtenga el sector oficialista Susanista en el futuro. 

Quinta tesis, no hay que preocuparse por el sorpasso; éste ya es inevitable, pero no será por mucho tiempo. Los socialistas son aficionados sin experiencias en comparación con las vendettas en los partidos comunistas y de extrema izquierda. Podemos tal como nació y se ha configurado, no resistirá años liderando una oposición al Partido Popular. No ha nacido para gobernar en el Parlamento y éste no es su hábitat natural. El 15-M está ya muy lejos y los gobiernos locales y regionales de Podemos lo atestiguan; 

Sexta tesis, El problema de España es el nacionalismo separatista y habrá que ver qué actitud adopta el PSOE cuando haya que suspender la Autonomía catalana, lo que será inevitable. Este es sin duda el principal argumento a favor de que gobiernen Susana Diaz y los suyos, conformar un núcleo junto al PP y Ciudadanos frente a la subversión separatista; pero entonces veremos cómo se quiebra por el lado más débil el PSOE, la cuestión nacional. El PSOE no está amenazado por definirse mas de izquierda o de derechas sino por su actitud frente a España como nación y ante los nacionalismos. Pedro Sánchez no había entendido que se había convertido en el tonto útil del separatismo con la complicidad del PSC, de ahí que sea el propio Iceta el que pronto se elevará, como buen nacionalista, sacando pecho de la nueva dirección socialista para seguir en el chantaje.

Séptima Tesis, hoy en día es imposible gobernar con un partido socialista;  ¿Qué discusión se puede hacer de impuestos, presupuestos, déficit, etc etc con un partido sin timonel y sin rumbo?. Sería una temeridad hacer descansar el peso de la gobernabilidad en el actual partido socialista. Rajoy ni el Partido Popular pueden pensar que es mejor un PSOE dividido y menos a la hora de gobernar. Es preferible, ante la nueva situación, muy diferente de las dos anteriores, que el pueblo vuelva a votar, ya que los resultados previstos hasta hace una semana ya han saltado por los aires. Los resultados del PSOE en diciembre serán catastróficos y los del PP mucho mejores de lo que han podido soñar en los últimos meses. Pero el PP todavía tiene muchos lastres como para pensar en una mayoría absoluta, así que no debe confiarse, pero en estos momentos no hay mejor alternativa para el país que unas terceras elecciones.

Octava y última tesis, Ciudadanos no debe caer en la tentación de cubrir el espacio socialdemócrata, ni va a rascar mucho votante socialista que preferirá quedarse en casa o votar a Podemos y perdería una gran credibilidad entre sus actuales votantes. Ciudadanos puede ser determinante de una nueva mayoría de centro  derecha después del 18-D pero debe abandonar discursos de nueva política y posicionarse en muchos temas claves de nuestro país. El discurso contra la corrupción y por el diálogo se ha visto que ya no funciona. Había más diálogo y acuerdos durante el bipartidismo que con la fragmentación y la corrupción del PP ya está amortizada políticamente después de 4 elecciones generales ganadas por el PP.

No hay comentarios: